Desde 1893

Los hermanos Vidal en la Barcelona vibrante

Un día de 1893, los hermanos Manuel y Antonio Vidal, reciben de su padre una pequeña imprenta en el corazón de Barcelona. La firma M. y A. Vidal pronto empieza a producir etiquetas para sectores muy diversos: textil, perfumería, comercio, alimentación, vino. Es la época de máximo desarrollo de la litografía y de técnicas complementarias como el relieve, el estampado y el dorado. Además, tendencias artísticas como el Modernismo y el Art Déco contribuyen a potenciar la singularidad de las etiquetas. Para poder atender una demanda cada vez mayor, en los años 20 los hermanos Vidal se trasladan a un local más espacioso en el barrio de la Sagrada Familia.

Jaime Vidal y Fidel Armadans

En 1930, el hijo de Manuel, Jaime Vidal Casadevall, es ya el responsable técnico de la empresa y pronto aborda mejoras y nuevos proyectos comerciales, como la impresión de pequeñas etiquetas troqueladas. Esta especialidad le pone en contacto con un experto grabador, Fidel Armadans Rosell, con quien establece una fructífera alianza. Las crisis económicas y sociales de la década y, sobre todo, el desastre de la Guerra Civil (1936 – 1939), implican momentos difíciles para M. y A. Vidal. Tras la Guerra, hay que reconstruir mayoritariamente relaciones y esperanzas. En 1942, Manuel y Antonio Vidal pasan el testigo a las personas idóneas: Jaime Vidal Casadevall y Fidel Armadans Rosell. Cinco años más tarde, la sociedad adopta la que es su actual denominación: Gráficas Vidal & Armadans.

Tecnología, experiencia, compromiso

A partir de los años 50 Gráficas Vidal & Armadans inicia una nueva expansión, simbolizada en el salto tecnológico que supone la instalación, en 1960, de la mítica Oris, primera máquina offset de fabricación española. La empresa crece también en dimensiones: en 1976, bajo la dirección de Juan Armadans Benet –hijo de Fidel Armadans Rosell y esposo de Teresa Vidal Rodríguez, hija de Jaime Vidal Casadevall –, se instala en una nueva nave en el distrito industrial del Poblenou. En las dos últimas décadas, la empresa se especializa en la producción de etiquetas en bobina para el sector del vino y los licores. Al mismo tiempo consolida una forma de trabajar basada en la cooperación con los diseñadores gráficos. Son rasgos fundamentales para potenciar la calidad, la diferenciación y el resultado final de cada impresión.

Desde 1893
Desde los talleres de litografía de finales del siglo XIX hasta las actuales líneas de impresión de varios cuerpos, la historia de la producción de etiquetas ha evolucionado al paso del progreso técnico.
Desde 1893
Pero no ha sido el único factor. También la gran expansión de la sociedad de consumo ha resultado fundamental.
Desde 1893
La constante renovación de intereses y gustos ayuda a explicar cómo ha variado la forma de diseñar e imprimir etiquetas comerciales.
Desde 1893
El desarrollo empresarial de Vidal & Armadans se enmarca en la transformación de los mercados, de la economía y de la propia ciudad de Barcelona.
Desde 1893
De un abigarrado local en la calle Valencia, nuestra imprenta se trasladó a finales de los años 70 a sus actuales instalaciones del Poble Nou.
Desde 1893
En esta nueva ubicación, la imprenta iniciaba su presente.